Historia de los grupos de madres lesbianas en México hasta marzo de 2013

Por: Ana de Alejandro. Marzo, 2013.

Desde que recuerdo quería ser madre. Mi mamá me contó que a los dos o tres años yo decía que iba a tener diez hijos. Y a veces todavía se me antoja la idea. Como no soy nada convencional, el día que Criseida finalmente me dio el sí, le dije, “ah, por cierto, pero yo quiero tener hijos.” Así fue como un par de años más tarde nos dimos a la tarea de emprender el camino a la maternidad. Nos empapamos de lecturas relacionadas con las lesbianas que se decidían a ser madres y buscamos todo tipo de recursos disponibles a nuestro alcance en internet. Pronto nos percatamos que, aunque nadie experimenta en cabeza ajena, lo más cercano a descubrir lo que es ser madre es ver de cerca a otras madres. Por lo tanto, nos pusimos a buscar grupos de madres lesbianas. Me interesa muchísimo el tema de las maternidades lésbicas, desde la visibilidad política, hasta las cuestiones prácticas de la vida diaria.

De momento trabajo el tema desde cuatro espacios distintos que se complementan entre sí: con Criseida, mi esposa, escribimos el blog de LasDosMamis (http://dosmamis.blogspot.mx/) (y su twitter @LasDosMamis y página de Facebook https://www.facebook.com/lasdosmamis), por mi parte, la cuenta de MamásLes (https://www.facebook.com/mamasles.mexico) y los Talleres para Madres Lesbianas (que son las reuniones mensuales que se hacen en el DF), la Red de Madres Lesbianas en México (que es el grupo de facebook desde donde hacemos el esfuerzo de coordinar, cooperar y contribuir con grupos y asociasiones de otros estados. Aprovecho y hago comercial: https://www.facebook.com/groups/RedDeMadres, visítenla, si no han tenido la oportunidad de verla, dense la vuelta. Finalmente desde el ámbito académico con la Maestría en Estudios de la Mujer en la UAM-Xochimilco, por medio de una tesis sobre maternidades lésbicas. Así que como ven el tema me sigue apasionando en todos y muy amplios sentidos.

Sé que en este momento debe haber muchas otras parejas de lesbianas que sueñan con llegar a ser madres algún día y pensando en ellas quiero compartir un poco de la historia que hay detrás de los actuales grupos de madres lesbianas, pero sobretodo espero con este texto dejar en claro que no son las únicas, que no están solas y que sí se puede ser lesbiana y ser madre sin tener que morir en el intento. A continuación, presentaré someramente un poco de la historia de las agrupaciones de maternidades lésbicas en nuestro país. Los grupos más reconocidos y de duración más extensa se han desarrollado en el Distrito Federal, pero también han surgido algunas agrupaciones en distintos estados de la República Mexicana.

GRUMALE

Según Norma Mogrovejo, en 1986 se conforma el primer Grupo de Madres Lesbianas (Grumale) fundado por Nancy Cárdenas. (Mogrovejo, 2000; Careaga, 2010). La necesidad radicaba en que se había emparejado con una mujer que era madre. Desde un principio la fluctuación de las participantes fue variable, ya que acudían para ver si podían encontrar soluciones a situaciones particulares con sus hijos e hijas y en la medida de las respuestas que encontraban era el tiempo que permanecían en él. “Este grupo prácticamente desapareció después del Encuentro Lésbico-Feminista de América Latina y el Caribe ya que sólo una pareja buscó mantenerlo con distintas actividades, pero sin mucho éxito.” (Careaga, 2010:255). Dicho encuentro tuvo lugar en Cuernavaca, Morelos, en octubre de 1987. En palabras de Chelita, una de las últimas integrantes del grupo, éste “acabó en el 89” tras la ruptura de una de las dos parejas que lo manejaban. (Mogrovejo, 2000:212)

GRUMALE II

En 1995, se realiza el Primer Encuentro Nacional de Madres Lesbianas en México, ahí algunas de las participantes detectan la necesidad de volver a crear un grupo. De entre aquellas interesadas, Rosa María Ortiz y Guadalupe González (pareja y coordinadoras) son las que retoman el proyecto de organizar a las madres que son lesbianas en un grupo y permanecen como coordinadoras por alrededor de 15 años.  (cf. Espinosa, 2007:58).

El grupo iba dirigido a mujeres que han “decidido amar a otras mujeres” y que enfrentaban una situación social sumamente difícil por ser madres o elegir serlo. Se reunían para discutir sobre la problemática que enfrentaban, buscar alternativas de apoyo, “espacios de encuentro, e impulsar el desarrollo de una cultura sobre la maternidad lésbica, pero sobre todo estableciendo lazos de solidaridad para luchar juntas por nuestros derechos.” (cf. http://grumale.8m.com/) El espacio estaba abierto también para aquellas que aunque no fueran madres quisiesen compartir con las demás.

En su libro, Madres Lesbianas (2007), Sara Espinosa Islas se adentra en la vida de 40 mujeres lesbianas que participaron en Grumale II, en el Distrito Federal y nos da una visión amplia de cómo viven ellas su maternidad y algunos de los conflictos que enfrentan.

La autora inició su incursión en el tema en mayo de 2003 a raíz del VIII Encuentro Nacional de Madres Lesbianas y concluyó sus entrevistas en enero de 2005. Durante dos años asistió a las reuniones de Grumale II que tenían una constancia de una sesión quincenal, dos sábados al mes. Los encuentros nacionales se llevaron a cabo entre 1995 y 2005, siendo un total de diez, siempre en el mes de mayo y dando cabida a gente de varios estados de la República Mexicana.

Espinosa Islas describe que “el 9 de noviembre de 2006 fue un día histórico” (Espinosa, 2007:51), pues fue aprobada la iniciativa de la Ley de Sociedades de Convivencia en la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) promovida por la entonces diputada local Enoé Uranga. La investigación de Sara Espinosa concluye antes que dicha ley fuera puesta en práctica.

Desde entonces muchas cosas han pasado, Grumale II ha dejado de efectuar sus reuniones de dos sábados al mes, en palabras de su coordinadora Rosa María Ortiz en estos momentos el grupo “se encuentra en otra etapa en la que se dan asesorías personalizadas” 1)Mediante correspondencia electrónica personal mantenida durante noviembre de 2012..

Círculo de Familias Diversas

En 2008 surgió el Círculo de Familias Diversas como un grupo de madres y padres LGBT que son artistas, profesionistas y activistas, entre otras, principalmente de clase media, cuyo interés principal era crear y fortalecer vínculos con otros núcleos de convivencia alternativos que buscaran generar soluciones a las problemáticas específicas de las familias homoparentales. El grupo originalmente se reunía todos los domingos, pero actualmente se reúne una vez al mes, ya que sus fundadoras cambiaron su residencia fuera del DF, y sólo se reúnen cuando una o ambas viajan al Distrito Federal junto con su hija. El propósito principal de este grupo es crear espacios de convivencia seguros para los hijos e hijas de las familias que se reúnen, que puedan conocerse y convivir entre pares. Esto marca una diferencia con Grumale II cuyo trabajo se enfocaba primordialmente en las madres.

COMALES

También en los estados surgen grupos que abordan la temática de las maternidades lésbicas. A finales de 2007, se produce en Monterrey el espacio cultural Visibilidades, una idea original de Olivia Garza, seguida por LesMty, que en aquel entonces era coordinado por Vicky Ponce y Paty Vázquez. En Visibilidades las lesbianas pudimos presentar obra artística y conferencias de diferentes temáticas, entre ellas hubo un día asignado para una plática sobre lesbianas madres, en la cual Criseida Santos y yo compartimos cómo concebimos a nuestros mellizos. A raíz de este encuentro, varias parejas con hijas e hijos o en espera de ellos decidieron reunirse para crear una red de apoyo local, de ahí surge la Comunidad de Madres Lesbianas (Comales). En un inicio acudieron 10 familias y con el tiempo se llegaron a integrar muchas más.

Las reuniones se desarrollaban un domingo al mes en el espacio facilitado por el Centro de Salud Sexual (Cedusex), más tarde llamado Centro Regiomontano de Sexualidad (Cresex). La idea era incorporar talleres para madres al mismo tiempo que había un espacio lúdico para las hijas y los hijos. La coordinación recaía en nosotras dos, pero, al cabo de un año, por cuestiones de índole personal pasamos la batuta a otra pareja. Esta segunda pareja estaba en medio de un juicio legal por la custodia de los pequeños de una de ellas. Lamentablemente esto produjo que la continuidad de las reuniones se viese perjudicada.

También sucedió como en muchos otros grupos lésbicos que fracturas por diferencias se vieron reflejadas en la asistencia, cada vez menor, de las participantes a las reuniones del grupo. Comales participó en varias marchas de la diversidad en su ciudad, además de ir a encuentros en Saltillo y otras localidades del noreste. La participación pública de varias parejas de Comales logró una alta visibilidad del tema de las maternidades lésbicas en los medios de comunicación en Nuevo León.

A pesar de que Comales ha tenido poca actividad en los últimos años el interés entre varias de aquellas parejas originales sigue vigente y es por eso que planean volver a reunirse con frecuencia, y así reactivar al grupo, siendo su siguiente reunión el domingo 5 de mayo de 2013. Puedes tener más información en el blog http://comales.blogspot.mx/ o en la página de Facebook https://www.facebook.com/comales.monterrey .

Madres en Guadalajara

Por otro lado, en el caso de Guadalajara, sé que de momento no hay formalmente un grupo donde se reúnan específicamente las lesbianas que son madres, pero conozco dos grupos de lesbianas, Patlatonalli y Diversiless que han tocado el tema y que han servido de punto de encuentro para aquellas madres interesadas. Gracias a las redes sociales he tenido acercamiento con madres de Jalisco y me cuentan que Algunas madres, entre ellas Lorena Valadez y esmeralda García, suelen reunirse con frecuencia aunque no como grupo formal.

Incluso se apoyan en las redes sociales con páginas como Madres Lesbianas México (https://www.facebook.com/MadresLesMexico).

Por otra parte, también están Dos Mamás GDL (https://www.facebook.com/dosmamasgdl) que son Ale Reyes y Zen Romartz y tienen una nena pequeña.

Desde el punto de vista de Ale “la historia de la visibilidad de las madres lesbianas en Guadalajara -quizá en todo Jalisco- es una historia cuando mucho de vaivenes”. También menciona que en los noventa se escuchaba más sobre grupos de madres en la zona.

“Luego en la primera década de este nuevo siglo de pronto se volvió muy invisible la cuestión, yo ya no escuché más. Y te lo digo como persona fuera de clóset desde hace más de 20 años, cercana a Patlatonalli desde hace unos 6 años y navegante concienzuda de la red desde hace más de 10.”

También relatan la dificultad que tuvieron el año pasado, en la marcha gay de junio de 2012, ya que estuvieron investigando algún grupo o contingente en el qué marchar como madres lesbianas y nadie les supo decir de alguien más aparte de ellas que abiertamente quisiera marchar con sus hijos.

“Hasta donde sé y vi, fuimos las únicas. Y marchamos de manera independiente pero manifiesta como madres lesbianas.”

Por otro lado, Lorena Valadez indica que en esa fecha de Junio de 2012, tambien ella participó con su esposa e hijas  acompañada de la diversidad de mujeres de Cladem Jalisco a quienes califica como “un valioso apoyo para la visibilidad de nuestras familias.”

Ambas activistas coinciden en que sería fabuloso  formar un contingente de familias en la macha de 2013.

Madres Lesbianas en internet.

Mientras tanto, el internet participa como punto de encuentro y apoyo para las maternidades lésbicas. En muchas partes de México el único apoyo se ha podido encontrar por este medio y sus redes sociales. Gloria Careaga menciona la “fluida comunicación e información que se da en el ciberespacio.” (Careaga, 2010:265) En mi experiencia personal, hacia 2006, las herramientas de búsqueda arrojaban muy pocos datos en México cuando se introducía la búsqueda “madres lesbianas”. De hecho aparecían nada más Grumale II y algunas menciones y referencias al mismo y sus coordinadoras. En esa época estaban en auge las bitácoras personales, mejor conocidas como blogs. Motivadas por esto y por la falta de recursos en español, mi esposa y yo iniciamos el proyecto de LasDosMamis: Activismo Virtual, en junio de 2006. Esto permitió un intercambio de ideas con lesbianas madres y madres lesbianas de otras localidades, principalmente Argentina y España. Este acercamiento de historias de vida permitió llevar herramientas del ciberespacio a la vida cotidiana. Permitió salir del aislamiento a madres de ciudades pequeñas y conservadoras como San Luis Potosí (http://mamiymama-te-amamos.blogspot.mx/) y Morelia (http://asiesnuestrafamilia.blogspot.com/), ya que muchas veces “fuera de las grandes ciudades, las lesbianas son casi invisibles.” (Careaga en el prólogo a Espinosa, 2007:9) Aunque el acercamiento no es presencial, para estas madres saber que el apoyo existe les da un sentido de seguridad en sus vidas.

MamásLes México

Por otra parte, con el surgimiento de las redes sociales el acercamiento se permitió incluso dentro de la misma ciudad. Por ejemplo, existe en la plataforma de facebook desde el 14 de agosto de 2010, el grupo Mamás Les México quienes se definen como un grupo de mujeres lesbianas que tienen hijos y quieren compartir sus experiencias. Ellas buscan conocer a “otras mujeres deseosas de amar y formar nuevas familias amorosas, respetuosas y diversas”. (http://www.facebook.com/mamasles.mexico/info) En este caso ellas buscan principalmente espacios de convivencia tanto para que las madres convivan con otras madres, como para que los hijos e hijas vean familias similares a las propias. Dada la naturaleza del grupo, no tienen reuniones fijas, sino ocasionales cuando varias integrantes se ponen de acuerdo.

Red de Madres Lesbianas en México

De reciente ingreso a las redes sociales es la Red de Madres Lesbianas en México que reúne a por lo menos 320 participantes de distintas partes de la república y cuyo objetivo es ser una red de redes, es decir un punto de encuentro para grupos de distintas partes, así como para madres que están aisladas en su localidad y quieren encontrar a otras que estén cerca de ellas. Esta iniciativa ha dado ya algunos resultados, como en Guadalajara donde varias madres tienen planeado comenzar reunirse a partir del mes de abril. Otro de los grandes logros de esta red es que ha permitido que madres de muchas ciudades distintas se unan para ayudarse entre sí en cosas tangibles, desde conseguir un hospedaje en el DF cuando vienen a casarse, hasta una recomendación de ginecólogo y/o una cita en el juzgado para registrar algún bebé con sus dos mamás.

Resultados

Es también muy interesante notar cómo con el pasar de los años el interés de los grupos va cambiando. Grumale, por ejemplo, abordó la maternidad circunstancial (aquella en que la mujer pudo llegar a ser madre por accidente, descuido, por estar dentro de una pareja heterosexual o incluso por una violación). Asumía la separación de los hijos e hijas (ya fuera física o emocional al asumirse como lesbianas delate de ellos) y la maternidad social (el rol que encajona a las mujeres incluso aunque no sean madres biológicas). Por otro lado, Grumale II giraba en torno a cómo explicar a los hijos y las hijas el lesbianismo de sus madres, cómo afrontar la maternidad por opción (cuando la pareja tiene hijos), incluso formas de convertirse en madres dentro de una pareja lésbica.

Tanto Grumale, como Círculo de Familias Diversas permiten la incorporación de varones gay que son o desean ser padres, cosa que no hacen grupos como Grumale II, Comales y Mamás Les México, puesto que son espacios pensados exclusivamente para las lesbianas. Poco a poco vemos cómo el interés de los grupos deja de girar en torno a las lesbianas que tuvieron hijos en una relación heterosexual previa y se mueve más hacia parejas de lesbianas jóvenes que desean tener bebés juntas, utilizando métodos de fertilización asistida. No deja de ser necesario, sin embargo un espacio para las primeras, pero a veces las conversaciones y consejos se inclinan más hacia las segundas, dependiendo sobre todo, de la ciudad de origen.

Al ver el comportamiento de los grupos tanto presenciales como virtuales, en los últimos años, me atrevo a pensar que una vez que las leyes han sido modificadas para incluir a nuestras familias, las lesbianas dejan de necesitar grupos de apoyo para tratar las problemáticas de la maternidad lésbica, al menos en el DF, ya que en los estados de la república el auge de los grupos comienza precisamente como respuesta a la necesidad de demandar que dichas leyes las incluyan también a ellas en sus lugares de residencia.

Así como en Guadalajara y Monterrey, en otras ciudades de la república y gracias a las redes sociales comienzan a formarse grupos por y para lesbianas que son o desean ser madres, tal es el caso de Chiapas, Yucatán (https://www.facebook.com/LesVisiblesYucatan) o para familias diversas como en Juárez con Familias Gay En México (https://www.facebook.com/groups/148594441966762/). Lo importante es que como estos grupos, se han ido formando y se van creando otros según las necesidades de cada entidad y ya sea presenciales o en red, siempre hay forma de acercarte y conocer a otras madres lesbianas que pueden contrate cómo ha sido para ellas para poder intercambiar tips, ideas y puntos de vista.

Con tantas oportunidadades y recursos cercanos, ¡hasta se me antoja completar de perdida la media docena de hijas e hijos!

BIBLIOGRAFÍA:

CAREAGA Pérez, Gloria, “Prólogo” en Sara Espinosa Islas, Madres Lesbianas, México, Egales, 2007.

_____________, “Las Lesbianas Organizadas” en Gisela Espinosa Damián y Ana Lau Jaiven, Un fantasma recorre el siglo. Luchas feministas en México, 1910-2010, México, UAM-X/Conacyt/Ítaca/Ecosur, 2010.

ESPINOSA Islas, Sara, Madres Lesbianas, México, Egales, 2007.

GRUMALE on line. http://grumale.8m.com/, consultado el 31 de marzo de 2013.

MOGROVEJO, Norma, Un amor que se atrevió a decir su nombre, México, Plaza y Valdés, 2000.

Notas al pie   [ + ]

1. Mediante correspondencia electrónica personal mantenida durante noviembre de 2012.

Deja un comentario